sábado, 26 de enero de 2013

Los celiacos y la avena

La cuestión de si los celiacos pueden tomar o no avena es un tema controvertido donde los haya. Tras revisar multitud de bibliografía al respecto, tengo que que decir que hay dos tipos de respuestas la fácil y la honesta. La fácil, probablemente sería un no rotundo. Se apela a la falta de conclusiones en los estudios realizados, a la alta probabilidad  que tiene la avena de tener de contaminación cruzada on otros cereales prohíbidos, a que se ha confirmado un caso en el que un celiaco empeoró al tomar avena, a pesar de que esta carecía de contamación cruzada, etc. La honesta, es decir que probablemente no hay una única respuesta para todos los celiacos, y que habría que tratar cada caso de forma individual y personalizada. 
De modo rápido voy a exponer las conclusiones que yo he sacado al respecto:
Que la avena resulta inocua para el 95%, de los celiacos, con estudios que lo demuestran cons seguimientos a largo plazo (hasta 5 años). Que de hecho es un cereal que no está prohibido en algunos países como Finlandia, Reino Unido (donde la avena es un cereal de consumo muy arraigado en la tradición) y EEUU, entre otros. Que si el motivo de la prohibición es la contimación cruzada, sencillamente hay que evitar esta.
El quid de la cuestión estaría, por tanto, en que el celiaco que se decidiese a tomar avena estuviera seguro de que no pertence a esa minoría del 5% en la cual, efectivamente, la avena, per se, le resultartía perjudicial. Puede ser difícl, pero no imposible. Por supuesto, exige un mínimo riesgo y es que se pruebe. Con un seguimiento adecuado es fácil de conocer. Los celiacos con anticuerpos positivos lo tienen más fácil, porque basta un simple análisis de sangre para comprobar si éstos suben tras un periodo de introducción de la avena. Para aquellos que no disponen de este marcador siempre hay alternativas. El estado general y otros marcadores que aunque no sean específicos también son bastante indicativos (análiticas sanguínea, niveles de transaminasas, GGT, etc). Ahora bien, que conste que no estoy abogando aquí porque los celiacos consuman avena a lo loco. No. Para que un celiaco tome avena sin poner en riesgo su salud se deben dar una serie de requsitos: el primero que esté establizado, es decir que su intestino este normalizado y recuperado, segundo que no lo haga por su cuenta y cuenta y riesgo, sino con el consentimiento de su médico, que sabrá valorar en casos es posible.Tercero que sea un consumo limitado, no sobrepasando la cantidad de 30 gramos diarios. Por supuesto, que la avena no tenga contaminación cruzada.
Ahora viene la segunda parte d ela cuestión. ¿Por qué razón querría un celiaco embarcarse en la aventura de tomar un cereal cuestionado? Está claro, que una gran mayoría no sentirá esta necesidad, y que no se entienda que desde esta página tengo un interés en que lo hagan. Me parece una decisión razonable y coherente. Pero, por desgracia, los celiacos no estamos exentos de padecr ciertos problemas metabólicos como diabetes, obesidad, hipercolesterolemia y existen productos derivados de la avena, como  el salvado de avena que presentan unas propiedades muy beneficiosas para estas dolencias y del cual muchos de ellos se podrían beneficiar, habida cuenta que la avena solo es perjudicial para 5% de los celiacos diagnosticados. ¿Por qué tendrían, entonces que renunciar todos a estos beneficios?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Ahora hay estudios que demuestran que hay una "Avena Toxica" y una "Avena No Toxica" no pasa por el celiaco en si. Aca el problema seria detectar que avena es toxica por medio de analisis por parte del fabricante de alimentos.

Avelina Chinchilla Rodríguez dijo...

Te pido perdón por el tiempo que he he tardado en publicar el comentario. Pero llevo meses sin tocar el ordenador por un problemilla de cataratas ya resuelto. Gracias por tu comentario.